La Casa de la reina. Marco evolutivo


La Casa de la reina era un organismo complejo, en el que se integraban todos aquellos criados, servidores, damas y doncellas que rodeaban a la reina. Desarrollaban una gran cantidad de funciones, que iban desde la expedición de sus documentos al acompañamiento cotidiano de la reina, la custodia de sus bienes y enseres personales o su servicio espiritual a través de los miembros de su Capilla. Se trataba de un conjunto heterogéneo de personas, procedentes de distintos lugares del reino, algunos procedentes de la nobleza y otros de familias preeminentes dentro de la oligarquía urbana.

El nacimiento de la Casa de la reina puede situarse con anterioridad al siglo XIII, pero poco a poco se va desarrollando, incorporando nuevos oficiales a medida que lo hace el nivel de especialización de sus funciones y que el servicio cortesano va ganando en complejidad, como también lo hace la etiqueta cortesana. Este es un proceso experimentado por las diferentes cortes europeas, en las que se producen intercambios que también afectan a los usos curiales y domésticos de la corte.

Para valorar la experiencia de la Península Ibérica a este respecto, hemos desarrollado un gráfico por el que puedes moverte por la estructura áulica de los diferentes reinos cristianos. Cada uno de ellos se ha confeccionado en una trama de color específica, que te permitirá identificar aquellos oficios que se exportan a otros territorios gracias a la llegada de una reina, al mantener el color del reino de origen. Asimismo, podrás reconocer, a través de los colores de los bordes de cada oficio, el momento en el que que aparecen, en correspondencia con el siglo XIII, XIV o XV. A medida que podamos desentrañar algún dato adicional podremos perfeccionar este gráfico e incorporar más elementos descriptivos. Pincha sobre la imagen para adentrarte en la evolución de los entornos domésticos de las reinas ibéricas.